Tenis

Inicia la temporada de arcilla: el hito histórico que logró Marcelo Ríos en polvo de ladrillo

El Chino rompió varias marcas en su carrera.
jueves, 6 de abril de 2023 · 10:55

Si hay un hecho que está fuera de todo debate dentro de la historia reciente del tenis es que Marcelo Ríos dejó allí una huella imborrable. Para justificarlo no hace falta argumentar solamente en la estadística de haber alcanzado el número 1 del mundo, sino también remarcar su talento único dentro de una cancha.

Tanto rivales como especialistas siempre aseguran que lo que el Chino era capaz de hacer con una raqueta en la mano estaba lejos del alcance de la gran mayoría de quienes intentaran imitarlo. Esas virtudes quedaron marcadas durante sus años de apogeo que se centraron entre fines del siglo pasado y principios del actual. Si bien el reparo de algunos respecto a no poder haber ganado un Gran Slam existe, también es real que pudo lograr diferentes hitos que hasta la actualidad se recuerdan. Marcelo Ríos, por ejemplo, fue el primero en lograr tres Masters distintos dentro de la gira de polvo de ladrillo: Montecarlo, Roma y Hamburgo.

Fuente: (TENNIS TV)

El dato lo trajo a colación la cuenta especializada en marcas históricas de este deporte en Twitter MisterOnly.Tenis. Lo hizo en referencia a las consultas de sus seguidores remarcando que el chileno comenzó con esa cuenta cuando se alzó con el trofeo en la edición 1997 del principado. A la temporada siguiente ganó en la capital Italiana y también se alzó con la último certamen jugado en la ciudad Alemania dentro de ese milenio.

Vale recordar que los tres certámenes forman parte de la gira previa de Roland Garros donde siempre el nacido en Santiago partía como uno de los aspirantes a llevarse la gloria durante ese lapso, pero nunca pudo cumplir con esas expectativas. Lo más lejos que llegó en París fue en 1998 y 1999 cuando alcanzó la instancia de cuartos de final.

Ríos ganó cinco Masters en total durante su carrera

Una jornada histórica

Hasta la mencionada edición del torneo de Hamburgo, ningún tenista en la historia había conseguido llevarse el, por entonces llamado, Super 9 (la denominación de los tres campeonatos jugados sobre polvo de ladrillo). Con los antecedentes positivos a cuestas, Marcelo Ríos se instaló en suelo teutón con la intención de hacer historia.

En el camino a aquella final, el trasandino debió sacar de su camino a adversarios complicados como el incipiente ídolo local Tommy Haas en cuartos de final o al campeón reinante de Roland Garros, Carlos Moyá. Una vez en la definición quedó cara a cara con la sorpresa del cuadro, el argentino Mariano Zabaleta con quien protagonizaron una batalla de más de cuatro horas que culminó con éxito del favorito en cinco sets.

Cargando más noticias
Cargar mas noticias